Aval

¿Has ido alguna vez a pedir un préstamo al banco y te han informado de que necesitabas un aval? ¿Quieres saber más sobre qué es un aval y qué función cumple en el ámbito del pago de tus plazos? Si es así, precisamente para ti es este artículo.

¿Qué es un aval?

Un aval es un documento que indica quién será la persona que pague los plazos en vez del deudor en caso de necesidad. Por lo tanto, es un contrato que, si alguien pide un préstamo, proporciona una mayor seguridad tanto para el deudor/prestatario como para la institución bancaria en caso de que el primero no pueda cumplir con sus obligaciones relacionadas con el pago de los plazos.

¿Quienes son las partes que pactan el contrato?

Las partes que pactan el contrato son tres: por un lado, el deudor o el que solicita el préstamo; por otro lado el avalista; y en último lugar, la parte beneficiada de los pagos del aval, en este caso, el banco.

Para aclarecer los términos de esta esfera: el avalista es la persona que responde por el deudor principal y se compromete pagar lo necesario cuando el solicitante del préstamo, llamado avalado, por alguna razón no puede cumplir con los plazos. Queremos mencionar también que un avalista no tiene que ser precisamente una persona; esta función también puede ser desempeñada por una entidad financiera bajo la obligación del pago de cuotas mensuales.